Desde el principio, el trabajo de Sperling Audio se ha basado en dos principios irrefutables, y todavía lo son hoy: 1. La música lo es todo. 2. Los pensamientos son libres. La consecuencia y el resultado de estas máximas son los sistemas superiores analógico-acústicos hechos a mano, en cuyo desarrollo los costos de material y los costos de producción están completamente subordinados a la idea. Al mismo tiempo, la atención se centra en la innovación: la libertad de pensamiento significa dejar los caminos trillados en el desarrollo y diseñar cada componente desde cero. Y así, en cada dispositivo de Sperling Audio existe exactamente esa porción de espíritu pionero que hace que el sonido de estos sistemas sea tan extraordinario. Puedes ver y escuchar eso. Y al final, eso es lo único que importa. La herramienta más importante para evaluar nuestros productos es el oído. Fue nuestra inspiración desde el primer hasta el último paso - y nos recordó cada segundo la máxima de nuestro trabajo: todo es música. Y la música lo es todo.