Desde temprana edad, Hervé Delétraz ha sido un apasionado de la reproducción musical.
Obtuvo su título de ingeniero en ingeniería eléctrica en 1984, en la Escuela de Ingeniería de Ginebra, donde construyó su primer amplificador de audio.
Hoy en día, los instrumentos darTZeel son reconocidos en todo el mundo y reproducen música con toda la riqueza dinámica y emocional de un concierto.
Escucha primero, mide después.
Así están diseñados nuestros productos. Como Goethe, somos de la opinión de que lo que se puede medir no es esencial, mientras que lo que es vital, en el sentido emocional de la palabra, no se puede medir. La física teórica nunca podrá explicar por qué nuestra alma es tocada por la gracia. En la música, sólo el ser humano debe poder ser juez.
Cuando escuchamos un prototipo de darTZeel, la pregunta clave es "¿Estamos transportados al corazón de la música?" Ninguno de nuestros instrumentos entra en producción a menos que la respuesta sea "¡Sí!" unánime.
La emoción resultante que estamos orgullosos de ofrecerles es fruto de esta pasión que nos ha impulsado desde el principio.
Podríamos colmarlo de palabras aprendidas y brindarle innumerables resultados de medición y gráficos. Al final del día, ¿no es el disfrute musical lo que más importa? Para los que aman la música por encima de todo, le recomendamos encarecidamente que acuda a su distribuidor para escucharla.